Cómo ahorrar dinero en la tienda de comestibles sin cupones

ahorradinero.png

Cómo ahorrar dinero en la tienda de comestibles sin cupones: Si usted quiere ahorrar dinero en la tienda pero no está seguro de querer usar cupones o no tiene el tiempo para hacerlo, todavía hay muchas formas de reducir su lista del súper. Vea la lista siguiente para consejos sobre cómo hacerlo.

Plane sus comidas antes de ir a la tienda. Las compras por impulso incrementan significativamente la cantidad de dinero que usted gasta en el supermercado. Tómese el tiempo de planear con anticipación y haga su lista, pronto estará ahorrando dinero.
Comprar alimentos cortados o rallados previamente son más cómodos pero definitivamente cuestan más. Considere comprar un bloque de queso y rallarlo, no compre cebollas o zanahorias pre-cortadas y haga sus propias ensaladas en vez de comprar los paquetes ya preparados.

Las ventas promocionales de comestibles generalmente se hacen en ciclos de 12 semanas. Cuando encuentre un artículo a un precio muy bajo, aproviciónese. Siempre puede congelar artículos como pan, leche, queso y café.
Muchas tiendas le garantizan igualarle los precios. Si usted encuentra en otra tienda un precio menor, tal vez pueda recibir el mismo precio en su supermercado local . Obtenga más información al respecto con la administración de su supermecado.
Nunca compre comestibles en los minisuper. La mayoría de los artículos que encuentra en las tiendas de gasolineras o minisupers son entre 50 y 70 por ciento más caros que lo que pagaría por exactamente el mismo artículo en un supermercado.
Preste atención cuando escaneen sus artículos al pagar. De acuerdo con MSN Money, muchos errores se cometene al pagar. Si algo cuesta diferente a lo anunciado, no tenga pena de pedir al cajero que vuelva a verificarle el precio. Por ley, las tiendas están obligadas a cobrarle el precio que anuncian.

Las verduras frescas pueden ser muy caras. Una alternativa más económica son las verduras congeladas. Muchas verduras congeladas todavía son naturales y no contienen conservadores. Así, usted sigue obteniendo los mismos beneficios en salud pero sin el alto costo.

De ser posible, vaya a la tienda sin sus hijos. La mayoría de los padres compra, sin quererlo, mas dulces, refrescos y galletas cuando sus hijos van con ellos.

Evite comprar cuando tenga hambre. Muchos reportes concluyen que comprar cuando se tiene hambre incrementa significativamente el gasto en comestibles.

Si un artículo en promoción se ha agotado, pida un vale. Un vale es un pedazo de papel con la fecha de la promoción y el precio del artículo. Una vez que el artículo esté de nuevo en almácen, aún cuando sea una promoción posterior, lleve su vale y obtenga un precio menor.

Leave a Reply